Consejo Médico: Cerumen

Comparta este artículo

La Dra. Rebeca González Fennell, Otorrinolaringóloga, nos explica la importancia del cerumen y porqué tenemos que tener cuidado cuando nos limpiamos los oídos.

La cera en los oídos (o cerumen) es una protección natural contra gérmenes y contaminantes ambientales. El agujero auditivo se continua hacia adentro como un canal de aproximadamente 2 centímetros de longitud y termina “como un callejón sin salida” en el tímpano. Además este canal tiene cierto grado de curvatura por lo cual si se introducen objetos dentro de el tales como aplicadores (Q-tips) pueden dañarse las paredes del canal, o bien, entorpecer la salida del cerumen. Esto nos lleva a indicar que los oídos deben ser limpiados “con algo más grande que el codo”.

Sabemos que cuando vemos una oreja con cera, la consideramos desaseada, por lo tanto, podemos limpiar la oreja todos los días, si así lo deseamos, principalmente al salir de la ducha para aprovechar la humedad ambiental, con la toalla o bien con un pañuelo desechable.

Si eventualmente ocurre acumulación de cerumen que este produciendo problemas para escuchar o dolor, lo mejor es acudir a un especialista en Otorrinolaringología quien tiene equipo especialmente diseñado para resolver este problemas sin ningún dolor.

-- Dra. Rebeca González Fennell
Otorrinolaringóloga
Niños y Adultos

 

 Siganos en Facebook